Diario de un hombre a punto de conocer su destino

Recuerdo bien el dia que comenzó todo, tal vez no la fecha exacta pero tenía 12 años. 
Mi familia y yo fuimos a San Antonio, Tx a llevar a mi mamá a ver de nuevo su antigua casa cuando era niña. Nos desvíamos un poco y fuimos a la casa de uno de los antiguos amigos de mi madre que ya nos esperaba con la mesa puesta, todo comenzó ahi aún recuerdo la sensación cuando entre al cuarto principal con puertas corredizas hechas de papel arroz. El cuarto estaba repleto de cuadros con kanjis pintados, katanas como centros de mesa y un casco de armadura samurai cerca de la puerta…yo estaba asombrado el amigo de mi madre se había casado con una japonesa.
La señora se me acerco y me hizo una reverencia “Konnichi wa”…y me invito a pasar junto con mi madre, nos acomodamos en unos sillones al mismo tiempo que me servían una taza de té verde y la señora nos atendía como si fueramos sus mejores amigos. Ahí en ese justo momento me di la tarea de conocer más esa cultura. 
Muchos me dijeron incluyendo mi propia familia que era una etapa, que pasaría con el tiempo y que pondría los pies en la tierra y maduraría porque “es casi imposible mijito” me dijo mi madre ante mi insistencia de que me mandara a Japón a mis 13 años. 
Pasaron los años y me deseo aunque dormido jamás murió, nunca supere la etapa como predijeron, nunca madure entonces pero algo me llamaba…tan extraño un lugar que no me conocía y donde yo nunca he estado me llamaba, algo dentro de mi me hacía pensar que había dejado algo importante en donde nunca habia estado y en donde no sabian que existía. 
Han pasado 14 años, y ha unas cuentas horas de emprender mi viaje…estoy asustado, agradecido, nervioso, emocionado y con miles de preguntas de que hare una vez cumplido mi más grande sueño, la única meta que me ha durado a través de mi vida…¿ahora qué?¿qué hare una vez que este ahí? ¿ a quién le pregunto si alguna vez me vieron rondar por ahí mientras dormido mandaba mi aura a explorar? 
La adrenalina aun no comienza a surtir efecto, mi mente se concentra en subirme al avión en donde ya no hay vuelta atrás en que descienda y comience a no entender las lenguas, ni los símbolos, y cuando la sonrisa intente escaparse de mis mejillas. Es algo tan simple pienso…algo tan pequeño y sin embargo le da un sentido a mi vida por el simple hecho de saber que el mundo es mío por un segundo simplemente no le temo a nada ni a nadie, ni a mi mismo… que se quedaran pensando en mi casa “carajo, si se fue” aunque nunca compre un carro o una casa gigantesca habre triunfado para mí mismo. 
Estoy listo, desde hace 14 años estoy listo…y pateare traseros 😉
stay close to this shit! SOON!!!!!! updates of my adventures!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: